Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Blog

Slider Blog

Dificultades respiratorias, otitis serosa y lenguaje

Dificultades respiratorias, otitis serosa y lenguaje - Centro Logos
21 de diciembre de 2016

Está generalmente aceptado que problemas del habla y del lenguaje pueden tener causas individuales y multifactoriales; y la disfunción auditiva y respiratoria es uno de los más relevantes factores implicados. Sin embargo, el grado, el momento evolutivo y la cronicidad con que se presenta la disfunción auditiva  son determinantes en la gravedad de las consecuencias en el desarrollo del lenguaje.

Los estudios demuestran que entre un 30 y un 40% de los niños entre los dos  y cuatro años presentan este tipo de patología. La hipótesis de manejo actual de los otorrinos es que las otitis serosas crónicas  no producen daños a largo plazo, únicamente un retraso en la adquisición del lenguaje que se compensa posteriormente.

¿Qué ocurre realmente en los niños que presentan estás dificultades auditivas y respiratorias?

baby-179378_960_720Hay que tener en cuenta para la disfunción auditiva y respiratoria  que la audición y respiración están estrechamente relacionadas y si una de ellas falla suele afectar al proceso de adquisición del lenguaje y a su estrecha relación con las habilidades de aprendizaje.

La respiración normal es aquella donde el aire entra por la nariz cerrando la boca a la vez.

Cuando hay una dificultad para realizar esta acción por la nariz, nuestro cuerpo se adapta y empieza a hacerlo por la boca provocando como consecuencia una serie de cambios faciales , craneales , dentales, posturales y fisiológicos.

Un niño resfriado, un niño con la nariz taponada(mocos, vegetaciones), un niño con otitis de repetición, un niño que respira por la boca ya sea por obstrucción de las vías aéreas o por que el niño se ha acostumbrado a respirar a si, en la mayoría de las ocasiones, es un niño cansado porque no descansa al dormir y le cuesta levantarse, afecta a su rendimiento escolar, pueden producirse trastornos como son, apatía, trastornos de la memoria, disminución de la actividad voluntaria, cansancio crónico y dificultad para concentrarse e inatención, además de encontrarse nervioso por no poder respirar. Todo esto se conoce como el Síndrome del Respirador Oral que va unido a una estética facial y postural muy concreta.

Aquí juega un papel primordial la higiene nasal, tenemos que enseñar a los niños a hacer una correcta limpieza nasal.
Ante todo esto es importante diferenciar entre el niño que durante unos días respira por la boca porque está resfriado y el niño que respira siempre por la boca y dentro de estos últimos diferenciar entre los que presentan respiración oral por obstrucción de las vías o los que presentan este tipo de respiración por hábito, incluso los falsos respiradores, aquellos que están permanentemente con la boca abierta pero sin embargo respiran por la nariz porque afecta tanto físicamente como en el rendimiento escolar y al desarrollo del lenguaje en niños de 0 a 6 años.

Ante estas situaciones de disfunción auditiva y respiratoria lo mejor es acudir al otorrino para que diagnostique y en caso de tratarse de obstrucción en las vías aéreas nos ponga el mejor tratamiento; en caso de que se trate de un respirador oral por mal hábito lo mejor es acudir al logopeda para modificar este tipo de respiración antes de que afecte a la estructura facial, dental y al rendimiento escolar.