Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Blog

Slider Blog

La lectura, fuente de beneficios

La lectura, fuente de beneficios - Centro Logos
27 de marzo de 2018

La lectura es una de las habilidades más importantes que podemos adquirir. Ella está presente en cada aspecto de nuestra vida, en la caja de nuestros cereales favoritos, en el cartel de la película que queremos ver, en la guía de actividades de la fiesta del colegio, etc. La lectura es la puerta a la información, la cultura, la creatividad y la imaginación. Existen muchas razones para fomentar la lectura en los más pequeños:

  1. Refuerza vínculos familiares. Aun cuando los niños y niñas todavía no han aprendido a leer, la lectura ya aporta beneficios. Cuando les leemos cuentos, estamos contribuyendo a mejorar su percepción auditiva y concentración, además de practicar diversas funciones tales como señalar, enumerar, nombrar, etc. También podemos utilizar cuentos sin texto en los que ellos serán quienes desarrollen la historia a través de las imágenes, estimulando así la imaginación y el razonamiento lógico. Estos ambientes favorecen el diálogo sobre valores positivos e inquietudes que pueden surgir, creando así fuertes vínculos entre el adulto y el niño.
  2. Contribuye al aprendizaje. La práctica de la lectura mejora la misma, tanto a nivel mecánico como a nivel de comprensión. A través de la lectura se aprende nuevo vocabulario, a usar correctamente el lenguaje e, incluso, a escribir sin faltas de ortografía. La práctica de la lectura mecánica y la lectura comprensiva hace que el niño lea mejor, estudie mejor y esto repercute en su rendimiento académico.
  3. Fomenta el desarrollo emocional. Los libros ayudan a los niños a ponerse en el lugar de los demás, a conocer los sentimientos y los puntos de vista de otras personas. Esto hace que el niño trabaje la empatía y sea más flexible en su conducta.
  4. Actividad lúdica. El niño puede encontrar una verdadera pasión en los libros, una afición muy placentera. Los libros son herramientas que permiten a los niños “viajar” a otros lugares, imaginar a través de las palabras cómo son los protagonistas o los entornos. Es aquí donde entra en juego la creatividad, la fantasía y la ilusión.
  5. Fortalece la autoestima. Si el niño o niña ha sido felicitado por lo bien que ha narrado o comprendido un cuento, probablemente querrá seguir leyendo. Por ello, es importante que las lecturas se ajusten al nivel de los más pequeños para evitar que surjan sentimientos de frustración. Una actitud positiva permite que nos sintamos capaces de aprender y lograr un objetivo concreto.

Se podrían señalar aún muchas  razones que den una idea más completa de la importancia que tiene, desde todos los puntos de vista, el saber leer. Pero, dentro de las cinco señaladas, con más o menos amplitud, se pueden encajar las demás. En última instancia, todas ellas están englobadas en el objetivo primordial, de carácter formativo, que supone el enriquecimiento de la persona.