Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Blog

Slider Blog

Método Doman: ¿Terapia o Estafa?

Método Doman: ¿Terapia o Estafa? - Centro Logos
20 de febrero de 2018

Es un Método del que muchos padres piden información y que se están aventurando a probar muchos padres de niños con diagnóstico de lesión cerebral, ya que se está escuchando hablar de él en medios de comunicación a padres conocidos en estos medios. Voy a ofrecer una serie de datos objetivos acerca de éste Método y mi conclusión personal-profesional  en respuesta a la pregunta que da título a este artículo.

Para empezar es un Método del que no se puede probar su validez. Fue creado en los años 50, se basa en la teoría de la recapitulación que actualmente está obsoleta. Va dirigido a una gran población entre ellos niños con Parálisis cerebral, Síndrome de Down, Autismo, retraso en el desarrollo e incluso niños sin patología. Defienden que los niños con las patologías anteriormente descritas tienen una lesión cerebral.

Pongamos dos de estos casos como ejemplo:

SINDROME DE DOWN

PATOLOGÍA GENÉTICA

T.E.A.

¿Alimentación?

¿Proteínas interconexión hemisferios cerebrales?

¿Trastorno de origen genético?

¿Factores Ambientales?

Se sabe y está comprobado científicamente que el Síndrome de Down proviene de una alteración cromosómica y en el caso del Trastorno del Espectro Autista (TEA) aún se están investigando distintos factores que pueden intervenir, con lo cual se basan en la existencia de una lesión cerebral que no es tal.

Además aconsejan no usar medicamentos contra crisis como la epilepsia ya que según el Método y sus defensores las convulsiones son un mecanismo de defensa del propio cuerpo.

Los padres deben formarse en el método y realizar el tratamiento en casa, siendo ellos los propios terapeutas de sus hijos con la consiguiente inversión en tiempo y económica y si el método no funciona culpabilizan a los “terapeutas” (los padres) de que el tratamiento no se está realizando de forma correcta o durante el tiempo suficiente.

En conclusión más que un Método terapéutico podría decirse que se trata de un negocio poco ético, sin ninguna evidencia científica, que culpabiliza a los padres de que no exista mejoría o avance en sus hijos, desfasado y anticuado en cuanto a teoría y metodología se refiere. Para quien desee más información la Sociedad Española de Fisioterapia Pediátrica (SEFIP) realiza unas reflexiones muy esclarecedoras sobre este “Método Terapéutico”.