Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Blog

Slider Blog

El niño respirador oral: Consecuencias a nivel miofuncional y odontológico

El niño respirador oral: Consecuencias a nivel miofuncional y odontológico - Centro Logos
21 de noviembre de 2017

A menudo nos encontramos con niños con la cara de cansancio, donde su rostro presenta ojeras, boca abierta y una musculatura flácida o hipotónica. Estos rasgos son típicos de los niños respiradores orales o aquellos que presentan un patrón respiratorio por boca.

 

Cuanto un niño presenta una respiración oral, suele desarrollar los siguientes problemas:

– Lengua baja, que empuja a los dientes

– Maloclusiones.

– Paladar estrecho.

– Musculatura hipotónica.

– Nariz verticalizada.

– Labio superior corto.

– Deglución atípica, en la mayoría de los casos.

 

Las causas de ello pueden ser debidas a vegetaciones, amígdalas hipertróficas, desviación de tabique nasal, hipertrofia de cornetes, rinitis… o no existir causa. Por lo tanto, el logopeda debe de comenzar a trabajar con estos niños junto con el ORL y con el odontólogo, pues el primero descartará o verificará una causa orgánica de la respiración oral y, el segundo, corregirá los problemas óseos que hayan sido ocasionados por dicha respiración.

El logopeda será el encargado de trabajar la funcionalidad de la musculatura orofacial para crear un equilibrio adecuado de esta, de una forma precoz para poder prevenir, en la medida de lo posible, los problemas citados anteriormente.