Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Blog

Slider Blog

El papel del logopeda con los pacientes de la tercera edad

El papel del logopeda con los pacientes de la tercera edad - Centro Logos
30 de abril de 2019

Según la OMS, las personas de entre 60 a 74 años se consideran de “edad avanzada”, de 75 a 90, “viejas o ancianas” y a los que sobrepasen los 90 “grandes viejos o grandes longevos”. A toda persona mayor de 60 años, se le denominará de forma indistinta como “Tercera Edad”.

El envejecimiento de la población es un reto para la sociedad puesto que, cuanto más mayores nos hacemos, nuestra capacidad funcional se ve limitada. Aunque el envejecimiento a la larga provocará problemas de salud, habrá una gran diversidad en la población, pues habrá veces que nos encontremos a personas de 80 años con unas capacidades físicas y mentales comparables con sujetos de menor edad y veces que dichas capacidades estén muy alteradas.

En la tercera edad nos podemos encontrar con las siguientes alteraciones que el logopeda deberá abordar:

  • Dificultades de habla: desarrolladas al ir perdiendo la capacidad de movilidad y de audición.
  • Dificultades de lenguaje y comunicación: podremos observar una pérdida del lenguaje progresiva del que se poseía, donde se observan dificultad a la hora de acceder al vocabulario o en la longitud de oración, lo cual se conoce con el nombre de “Afasia”.
  • Dificultades de voz: la musculatura va perdiendo elasticidad con la edad y la musculatura laríngea se ve afectada, de ahí nuestro cambio de voz conforme pasa el tiempo, donde se ve afectado el timbre, el tono y la intensidad.
  • Dificultades en la deglución: la musculatura se ve debilitada con el paso de los años, al igual que la fuerza y la coordinación, elementos básicos para una adecuada deglución. A ello se le conoce con el nombre de “Disfagia”.

Un estudio protoempírico de carácter exploratorio llevado a cabo por el Colegio Oficial de Logopedas de Andalucía que tomó como referencia seis residencias de mayores y seis centros de día de la comunidad Andaluza, observaron que el 55% de los residentes tienen dificultades en la comunicación y el 45% de aquellos que están en centros de día; en cuanto a los problemas de deglución, se encuentra con el 32% de las personas en residencias y, el 22% de los que están en centros de día. Citados estos datos, es evidente que es necesaria la presencia del logopeda en este tipo de centros, pero que en la mayoría es muy habitual que el trabajo de logopeda lo realice otro tipo de personal como auxiliares de clínica (en el caso de la deglución) o psicólogos (en el caso de la comunicación, lenguaje y habla)

En Centro Logos disponemos de personal cualificado para rehabilitar o hacer que permanezcan conservadas dichas funciones el mayor tiempo posible. Para cualquier pregunta, no dude en consultarnos, pues estaremos encantados de atenderle.