Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

Blog

Slider Blog

¿Qué es el trastorno del espectro del autismo?

¿Qué es el trastorno del espectro del autismo? - Centro Logos
03 de marzo de 2017

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) se refiere a un amplio abanico de trastornos neuroevolutivos como la Alteración cualitativa de la alteración social recíproca, la Alteración cualitativa de la comunicación verbal y no verbal , la Ausencia de la capacidad simbólica y la conducta imaginativa, junto a un repertorio notablemente reducido de actividades e intereses en algunos casos.

Aparece en la infancia y persiste durante toda la vida. Actualmente, 1 de cada 80 niños presenta Trastorno del Espectro del Autismo, según la Organización Mundial de la Salud. En la mayoría de los casos se manifiesta antes de los 30 meses de edad, pero aún no se saben las causas exactas del Trastorno, aunque la evidencia científica indica la existencia de múltiples factores, entre ellos los genéticos y los ambientales. Lo que si se sabe es que el niño ya nace con esta alteración, no se hace.

Nos encontramos con algunas características significativas (con mayor o menor grado de severidad) ya que hablamos de un espectro:

  • Atención: aislado, sin atender a su familia, pues parece que no les tiene afecto; se distrae o muestra atención sobreenfocada; ríe y llora sin razón; rabietas espectaculares; miedos inmensurables; insiste en llevar cuerdas, palos, pero sin atención a los juguetes.
  • Lenguaje: falta de formación espontánea de frases; ecolalias inmediatas y/o diferidas; desconocimiento semántico de vocablos; capacidad limitada de conceptos abstractos; prosodia alterada (monocorde); secuencia atemporal de ideas; predominio de imperativos e inversiones preliminares; no responde a preguntas o las repite; no señala objetos deseados; se habla a sí mismo y con la espalda vuelta a los demás, sin tener en cuenta al compañero de conversación.
  • El juego: no juega simuladamente; prefiere los rompecabezas y bloques a juegos simbólicos; alinea juguetes o los golpea en lugar de jugar con ellos; pasa páginas o le da vueltas a las ruedas; les fascinan los objetos mecánicos; les preocupan letras, números, calendarios, mapas.
  • Sensioromotriz: movimientos estereotipados; aletea, golpea, se muerde a si mismo; se trastorna si le cambian la rutina; parece no molestarle el dolor propio ni el ajeno. – Cognitivo: tres cuartas partes de los autistas presentan déficit intelectual, por lo que la evolución se ve afectada. – Social: conductas con graves alteraciones. De bebé es menos expresivo y ni sonríe ni juega. Está mejor cuando está solo. No mira a personas ni a las cosas.
  • Emocionalmente: dificultad para ajustarse a nuevas situaciones. El cambio le produce ansiedad. No tiene interés por el que sufre. Falta de empatía (Teoría de la Mente). Facilidad para ensamblar pedazos. Frecuentes autolesiones, estereotipas, hiperactivas, agresiones; no llora y si lo hace, generalmente, sin lágrimas.

Es necesario llegar a comprender que el Trastorno del Espectro del Autismo es como un puzzle con muchas piezas, de las cuales tenemos que ir descubriendo una a una cual encaja y cual no, introduciéndonos nosotros mismos en la forma de vida de la persona con este Trastorno.

Nuestros profesionales tienen formación específica y experiencia para trabajar este trastorno, no dude en consultar si tiene dudas. Es esencial comenzar cuanto antes la intervención.